Foros Pokémon World
Foro cerrado por ataque SPAM.


Un mundo lleno de criaturas extrañas. ¿Quieres descubrirlas? ¡Debate sobre ello y diviértete en esta gran comunidad! 
 
ÍndicePortalBlogCalendarioFAQChatBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Diario de una glaceon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sophie&Latias

avatar

Capricornio Cantidad de envíos : 19
Pokés : 2749
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/05/2010
Edad : 22
Localización : En Pueblo Hojaverde con mis Pokemon

MensajeTema: Diario de una glaceon   Lun Jun 14, 2010 4:53 am

DIARIO DE UNA GLACEON





Mi entrenadora me conoció cuando estaba dentro de un huevo junto con mis seis hermanos. Nunca conocimos a nuestros padres, pero en el momento en que nacimos y vimos a Sophie, la considerábamos nuestra madre, y a veces jugábamos como si ella fuera nuestra progenitora. Sophie nos encontró en el bosque y nos llevó a su casa, ya que hubo un incendio que quemó la madriguera en la que estábamos. Pasados unos días, llegamos al mundo. La primera en nacer fui yo, y la primera persona a la que vi fue a Sophie. Después, mis hermanos salieron del huevo. Éramos siete Eevee recién nacidos, y ella nos empezó a dar mimos. Luego, nos dio el biberón. Aquel líquido dulce no era extraño, pero hay que reconocer que estaba muy bueno. El resto de los pokemon de nuestra entrenadora nos miraban cuirosos. Después de que Sophie nos cepillara el pelo, nos presentó a su equipo. Un Vulpix y un Growlithe se acercaron. Al principio teníamos miedo, pero luego nos hicimos muy amigos. Para distinguirnos, nos puso a mi y a mis hermanas un collar rosa, y a mis tres hermanos, uno azul.
Por la noche, Sophie nos subió a su cama y, acurrucándonos junto a ella, nos dormimos mientras nos cantaba una nana.
A la mañana siguiente, nos despertamos con hambre. Uno a uno, bajamos de la cama y nos dirigimos a la cocina tropezando a ratos. Allí estaba Sophie, preparándonos el desayuno. Comimos junto al resto del equipo bajo la atenta mirada del Glameow de la madre de Sophie, que por cierto, daba mucho, mucho miedo. Luego, salimos al jardín.
-Bueno, empezamos el día con energía-dijo Sophie
Todos, incluidos mis hermanos y yo, asentimos. Sophie nos dio unos objetos redondos y extraños a los, que si intentabas subir, te caías. Se llamaban pelotas. Yo estaba jugando con mi hermana "Min" cuando la bola salió del jardín. Fui a buscarla sin darme cuenta de que me adentraba en la hierba alta.
-Ajá, te encontré-dije cuando cogí la pelota
En ese momento, un pokemon me atacó. Dejé la pelota y eché a correr, pero el pokemon me atrapó. Empecé a chillar y a pelear contra mi agresor dándole colpes con mis aptitas de eevee. pensé que mi vida se iba a acabar ahí cuando algo golpeó al pokemon.
-¡Un Seviper!-oí decir a Sophie-¡Seth, lanzallamas!
Seth, el Infernape, lanzó fuego por la boca y me agaché para no quemarme. El ataque dio de lleno al Seviper. Corrí hacia mi entrenadora y, corriendo, choqué con uno de sus pokemon. Era Altaér, un Riolu.
-Tranquila, pequeña, ya pasó-dijo Sophie mientras me cogía en brazos
Aquel gesto me gustó y me acurruqué en sus brazos. El seviper, asustado y chamuscado, huyó. Después de aquella "aventura", volvimos a casa. Sophie nos preparó biberones y luego, nos dormimos.
Aquella fue mi primera aventura^^






Después de mi pequeña y accidental aventura, Sophie nos puso nombres, ya que si no nos iba a confundir. Estos nombres eran provisionales, ya que cuando evolucionásemos, nos llamarías por el nombre de la especia a la que hemos evolucionado. Pero entre nosotros, esos nombres no se nos olvidarían. Min era la Eevee más mimada, siempre quería cariñitos y carantoñas, y un día hasta llegó a pelearse con Moon, mi otra hermana. Flora, por su parte, era muy tranquila. Pasaba de los líos entre mis dos hermanas, al igual que yo. Mis hermanos se llamaban Firy, Sea y Thunder. Thunder siempre se metía conmigo, aunque de vez en cuando se ganaba algúna patadita. Y os preguntareis como me ha llamado a mi Sophie, ¿verdad? Pues bien, me ha llamado Perséfone. A mi me gusta el nombre, aunque mis hermanos y hermanas lo abrevian en Perse, y no me gusta.
Un día, Min estaba insoportable. No sabía que le pasaba, asi que decidí hablar con ella.
-Min, ¿qué te ocurre?-le pregunté
-Fíjate en Zai y en Night-dijo refiriéndose a la pareja de Absol de mi entrenadora-Están muy enamorados
-Bueno, son adultos, tendrán su derecho-respondí
-Ya, pero yo quiero a alguien que me quiera como Night quiere a Zai
-No sabes lo que dices-le dije-Aún somos pequeñas, ¿cómo puedes pensar eso?
Min me miró. Era mi hermana, pero a veces sus deseos superaban a la realidad. Me daba pena, ya que por lo general Moon recibía más mimos que ella.
-Si estás celosa de Moon, no la culpes ni a ella ni a nuestra entrenadora
-¿Es que no tiene tiempo para mi?-preguntó enfadada Min-Se ve que a mi no me quiere
Dicho esto, salió por la puerta trasera de la casa, sin darme tiempo a seguirla. Corrí a avisar a mi entrenadora, pero al parecer ella no entendía mi comportamiento.
-¿Qué ocurre?-preguntó
-¡Eevee!-dije*Ups, ay, si es verdad, ella no entiende mi idioma*
Corrí en dirección al jardín y allí, mi entrenadora se dirigió a la puerta.
-Oh, no-la oí decir-¡Staraptor, busca a Min!
El Staraptor alzó el vuelo y Sophie salió a buscar a Min. El Glameow de la madre de Sophie nos vigilaba. *Dios, que miedo da ese pokemon*
No me contuve y seguí a Sophie. Cuando la alcancé ella estaba buscando entre los arbustos. Las plantas se movieron y Min salió de su escondite.
-Min,¿por qué te escapaste?-dijo Sophie
Min, enfadada, le bufó. ¿Por qué se comportaba asi? Nuestra entrenadora no tenía la culpa de que tuviera tantos pokemon.
-¿Es que no quieres mimos?-le preguntó Sophie- Comprende que no me puedo dividir, pero no te preocupes, tendrás tu ración de mimos
Sophie cogió a Min en brazos y ella, mirando a nuestra entrenadora, sonrió.

Una vez en casa, Min estaba en la ventana del salón. Me acerqué para hablar con ella.
-No estuvo bien que te fueras-dije-A nuestra entrenadora casi le da algo si no te llegara a encontrar sana y con vida.
Min me miró arrepentida. Sabía que lo que hizo estuvo mal, pero tenía que decirle algo.
-Es que....pensé que nuestra entrenadora no nos quería
-Claro que nos quiere-dije-Ella está poniendo todo su empeño en darnos lo que necesitamos
Min sonrió y entonces, Sophie entró a la estancia.
-Min, tu ración de mimos está lista-dijo
Miré a mi hermana a la vez que ella hacía lo mismo. Asentí para que fuera y Min se lanzó a los brazos de Sophie.
Seguro que Min no olvidará todo lo que nuestra entrenadora hace por nosotros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sophie&Latias

avatar

Capricornio Cantidad de envíos : 19
Pokés : 2749
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/05/2010
Edad : 22
Localización : En Pueblo Hojaverde con mis Pokemon

MensajeTema: Re: Diario de una glaceon   Lun Jun 14, 2010 5:39 am

(la imagen está mal, es el capitulo 2 u.u')

Mis hermanos y yo empezábamos a ganar experiencia y a crecer. Nuestra entrenadora nos llevaba de vez en cuando al Centro Pokemon para que una mujer con el pelo rosa, la enfermera Joy, nos hiciese revisiones con unos instrumentos muy raros. Min había cambiado su carácter, aunque seguía siendo la más mimosa de nosotros.
Un día, mientras Sophie estaba entrenando con su Mismagius, di un paseo por el jardín, que era muy grande, con muchos árboles, cuando encontré a Altaér.
-Hola, Perséfone-dijo antes de me acercara
*Jolín, que pokemon más espabilado*
-Hola, Altaér-dije-Me preguntaba qué hacías aquí
-Quería hablar contigo
Aquello me resultó nuevo, ya que nunca había hablado con él, y la verdad es que me gustaba un poco. Vale, me gustaba mucho, pero no sabía qué decir. Finalmente, me acerqué y me senté a su lado.
-¿Quieres una baya Frambu?-me preguntó
-No, gracias-contesté-Min, Flora, Moon y yo nos hemos comido un saco entero de ellas
Altaér se rió y se comió una baya. Me estaba poniendo cada vez más nerviosa cuando noté que él me miraba.
-Estás roja como un tomate-comentó
-Debe...debe de ser....el calor que hace-dije dándome la vuelta
*Perséfone, cálmate, no pierdas la calma*
-¿Te ocurre algo?
-No, no, que va-dije-Estoy muy bien
Altaér no respondió y se hizo un silencio muy tenso. Cuando no aguantaba más, me levanté y me dirigí a la sombra.
-A veces resultas alguien muy interesante
-¿Tú crees?
-Bueno, somos casi adultos, por no decir que estamos en una etaba media-dijo Altaér-En esa categoría estamos tú, tus hermanos, Vulpix, Growlithe y yo
-¿El resto ya son adultos?
-Sí-respondió-Los dos Luxray de nuestra entrenadora ya tiene cuatro pequeños, y los dos Absol tiene uno
-¿Tú que harás cuando evoluciones?-pregunté
-Seguiré con Sophie-dijo-Al igual que a ti, a mi me ha criado y entrenado desde que salí del huevo
Altaér se fue acercando a medida que hablaba. Llegó un momento en que llegamos a estar echados bajo la sombra el uno junto al otro. Estuvimos asi cuando un Persian saltó la valla y nos atacó.
-¡Corre!-dijo Altaér, pero resultó herido
Ante lo que ocurría, me lancé contra ese minino y le mordí la cola.
-¡AYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY!-gritó- Estúpida Eevee
Se deshizo de mi lanzándome contra un árbol, golpe que me dejó incosciente.

Me desperté en una cama, y alrededor mio había muchas luces. A mi lado estaba Altáer, dormido como un angelito.
-Oh, Perséfone, pequeña-oí a Sophie y me abrazó
Me acurruqué y lloré. Sophie me empezó a cantar una nana y me volví a dormir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Diario de una glaceon
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Absenta's Mannor: Diario de campo # 3
» La última bala de Billy el Niño [Artículo diario Público 20/12/10]
» Diario de un Burgués
» Absenta's Mannor : Diario de Campo #2
» Diario de un feo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foros Pokémon World :: Rincón de los Artistas :: Foro Fan Fic-
Cambiar a: